Mecánico se ocupa del mantenimiento del líquido refrigerante.

Consejos de otoño

Con el otoño se va acercando el frío, probablemente este domingo las temperaturas bajen a los 16ºC. ¿Qué podemos hacer para estar seguros al volante y que cambia respecto al verano?

Luces de otoño

Como os recomendamos hace poco, conviene ver bien y ser vistos. La lluvia es una mala amiga al volante en otoño y también los es el tiempo. Aunque te parezca que las luces del vehículo están bien, lo cierto es que pierden fuerza con los años y aunque estén encendidas, probablemente no iluminen con toda su potencia si tienen más de cinco años. Por otro lado, es posible que estén mal alineadas.

No hay que olvidar que hay bastantes tipos de luces: las que iluminan nuestro camino, las que nos iluminan ante los demás conductores, las que avisan de nuestras intenciones de marcha e incluso las de la matrícula y, por qué no, las del interior del vehículo.

Neumáticos, amortiguadores y frenos

Siempre son importantes. Pero especialmente los neumáticos pueden estar desgastados después de conducir largas distancias en verano y sufrir los efectos del sol y el calor. Siempre conviene revisar la presión cada mes, evitar golpes con bordillos y cuando sea posible, revisar la profundidad de los surcos para que puedan desalojar el agua en estas épocas de lluvia. Un truco casero para comprobar la profundidad del dibujo del neumático es usar una moneda de euro. Si se ve la parte dorada, el neumático está muy, muy gastado, ¡cámbialo pronto!.

Escobillas limpiaparabrisas

Si no las has usado en todo el verano y la goma está más seca que la mojama… es el momento de sustituir este elemento antes de que nos cause un mal momento. Es recomendable usarlas periódicamente y mantenerlas limpias para prolongar su vida lo máximo posible, pero antes o después, se desgastarán.

Luneta térmica

No nos acordamos de ella hasta que está el cristal trasero empañado, no vemos nada y necesitamos ir hacia atrás. Reviosa que funciona y si no es así, llámanos. No es el fin del mundo y tiene fácil solución.

Cambio de aceite y filtro

Normalmente llevas en la esquina del parabrisas una indicación orientation sobre el momento de cambiarlo, ya sea por distancia o por tiempo. Pero aún así, puedes comprobar su estado con la varilla que hay en el motor para ver el nivel. Si no está entre el MÍN y MÁX, hay un problema que resolver. Recuerda medir el aceite con el coche frío aparcado en una calle que no esté inclinada. Si ves que el aceite está muy oscuro, también ha llegado el momento de reemplazarlo. También cambiamos el filtro pues de otra manera, desperdiciaríamos tiempo y dinero cambiando el aceite y haciéndolo pasar por un filtro sucio.

Batería

Otro elemento a comprobar en otoño es la carga de la batería, especialmente cuando llega el frío. Como otros elementos, se va desgastando con el tiempo y conviene cambiarla cada cinco o seis años antes de que nos deje tirados de repente cuando necesitemos desplazarnos. Pásate por el taller para que comprobemos su carga antes de la llegada del frío.

Líquido refrigerante

Es importante revisar el nivel de líquido refrigerante y no rellenar nunca con otras marcas ni con agua, pues puede dañar los materiales del vehículo y funcionar peor o incluso congelarse en días muy fríos. Cada dos o tres años es conveniente reemplazarlo pues va perdiendo sus cualidades y deteriorándose. Es un elemento importante en la vida de los componentes del motor.

 

Share Button

Deja un comentario