El sistema de refrigeración

El sistema de refrigeración

Se suele decir “quedarse sin agua” a un fallo en la refrigeración del coche. Cada vez se ven menos coches “fritos” en la carretera. Aún con los calores que estamos pasando este verano, ¿por qué sucede esto?

Afortunadamente, los sistema de refrigeración han ido evolucionando a tal punto que ya no suele suceder. Mientras antaño se usaba aire o agua, hoy día los sistemas electrónicos nos avisan antes de los problema y controlan mejor la temperatura dentro del vehículo.

Los refrigerantes modernos no hierven a 100ºC como el agua, sino que aguantan hasta los 120ºC. Los sensores permiten su refrigeración o avisan en caso de problema antes de ver la típica humareda cuando quizá sea demasiado tarde.

PERO (siempre hay un pero) todo esto depende de que el sistema esté en condiciones perfectas. Un manguito roto, una fuga del refrigerante o un radiador estropeado pueden dejarnos tirados. Podemos llegar a la rotura del motor.

SOLUCIÓN: Vigilemos cualquier posible fuga. Si vemos gotas en el suelo bajo el coche, bajada de líquido refrigerante, si se enciende cualquier testigo de temperatura… Si falla el electroventilador, que se encarga de enfriar el refrigerante, conectar el aire acondicionado puede forzar su encendido hasta que llegue la asistencia.

Share Button

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.