Humo: Imagen de tubos de escape viejos

¿De qué color es el humo de tu escape?

El humo puede ser un indicador de avería. Se suele decir que por el hilo se saca el ovillo, y por el humo podemos averiguar el estado de nuestro coche.

El color puede indicar si sucede algo en la combustión. Al quemarse alguna sustancia, el color de las emisiones puede cambiar, mostrando indirectamente algún tipo de problema.

Colores del humo y posibles significados

Blanco: Si es un poquito y luego desaparece no pasa nada, pero si sale mucho humo blanco, algo falla. El color se debe al refrigerante, así que tráenos el coche a revisar urgentemente, podrías tener una avería grande si lo dejas pasar pensando que no es nada.

Azulado: Echa un vistazo al aceite, se quema demasiado y esto puede indicar problemas en las válvulas, pistones o incluso el turbo.

Gris: Quizá no sea grave, pues normalmente el humo es grisáceo, pero no debería ser una gran cantidad de humo, es una señal de que algo no anda bien. Podría ser en realidad azulado o indicar alguna avería menor.

Negro: Se está quemando demasiado combustible por la proporción de aire utillizado en la combustión. Es decir, estamos contaminando y gastando innecesariamente. Conviene que le echemos un vistazo al filtro, la inyección y demás.

También hay otros humos peligrosos al volante y esos son los malos humos que podemos llevar con nosotros al conducir. ¡Olvida los problemas al volante! Es importante estar relajado y tranquilo al conducir. No olvides que un coche es una herramienta grande y pesada que debes manejar con precaución y seguridad. Además, conducir con calma consume menos recursos (neumáticos, frenos, combustible…), alarga la vida tu coche y es más agradable para ti y para los demás compañeros en la carretera.

Share Button

Deja un comentario